Karla Michel Salas: “Los militares son los nuevos actores de los feminicidios en Ciudad Juárez”

     Casi 2000 mujeres han sido asesinadas en Ciudad Juárez (Méjico) desde 1993, el 60% de los crímenes se cometieron en los últimos 60 años. Son datos del Colegio de la Frontera Norte.  Con esta escalofriante cifra comienza la entrevista con Karla Michel Salas Ramírez. Es presidenta de la Asociación de Abogados Democráticos (ANAD), experta en litigio estratégico y abogada del caso conocido como “Campo Algodonero” en Méjico. Karla Michel lleva 12 años trabajando en la asociación Nuestras Hijas de Regreso a Casa”. Una organización de familiares y amigos de víctimas de los feminicidios en Ciudad Juarez,  registrados desde 1993. La denuncia y la prevención de estos crímenes y la lucha contra la violencia de género en el país, se han convertido en un objetivo vital para la letrada.

 

Karla Michel en la sede de la Asociación de Mujeres de Guatemala en Madrid.

Karla Michel Salas en un momento de la entrevista.

     Salas me recibe en la sede de la Asociación de Mujeres de Guatemala en Madrid. Nos encontramos tras su participación en el primer debate sobre esta lacra en el marco del crimen organizado y la respuesta estatal en la región mesoamericana, celebrada en la capital.   Miles de mujeres son asesinadas cada año en ese lado del planeta. El 95% de los crímenes sigue sin culpables.  “Acompañamos a las familias, buscamos desaparecidas, presentamos denuncias y esperamos que en algún momento podamos encontrar justicia para todas esas mujeres asesinadas”, explica la activista.  Las integrantes de su organización han sufrido varios ataques por lo que actualmente Karla Michel vive en Ciudad de Méjico.

Porque  las mujeres son las víctimas favoritas de las fratrías violentas como los cárteles de la droga, las mafias, los cuerpos ilegales y clandestinos de seguridad (CIACS) y las pandillas en Ciudad Juárez, denuncia Karla Michel.“Sólo pedimos que las autoridades hagan su trabajo. En el caso de las asesinatos, que investiguen y sancionen a los responsables. Las familias quieren saber por qué se las llevaron, por qué les hicieron lo que les hicieron y por qué las mataron. Las familias necesitan que los responsables paguen por ello para que no vuelvan a hacer lo mismo con las hijas de otros“, exclama la mejicana.

 

Tumbas de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez

Tumbas de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez

       Su Asociación lleva casos como el de Esmeralda Castillo. Una joven de 15 años desaparecida hace 5. Su padre es uno de los pocos hombres en Méjico que ha alzado la voz para exigir a las autoridades que hagan su trabajo. La seguimos buscando porque tenemos indicios que nos llevan a pensar que la niña sigue viva y está siendo víctima de una red de trata”, explica la abogada. “Hace año y medio su padre sufrió una terrible represalia, siendo acusado de un delito que no cometió y condenado a prisión durante 8 meses”, añade. Karla Michel Salas denuncia que las condiciones para las familias son muy complicadas. Un extremo que les ha llevado a buscar la presión internacional que exija al gobierno la imposición de límites. Las activistas ni siquiera denuncian a las redes o a las autoridades en el caso de muchas desaparecidas por el riesgo que supone, directamente se lanzan a la calle a buscarlas.

Caso de Esmeralda Castillo, desaparecida en Ciudad Juárez en 2009

La pasividad del gobierno mejicano es otro de los ingredientes que fortalece el crimen organizado, asegura la activista. Según explica, las niñas y las mujeres no son importantes para el estado. “No son una gran pérdida para la sociedad, son pobres, perfectamente prescindibles para las autoridades”, exclama. Los índices de impunidad alcanzan casi el 100% de los casos de feminicidio en Méjico. Sólo dos de cada 100 son sancionados. “Son crímenes evidentes. Tienes el cuerpo de la mujer privada de la vida de una forma brutal y tienes identificado al sujeto que cometió ese crimen, en la mayoría de los casos conocido de la víctima. ¿Qué más quieren?. Karla Michel Salas  reitera que las mujeres se llevan la peor parte del crimen organizado: “¡porque es en sus cuerpos donde se está disputando esa guerra!”, denuncia.    

 

 Mujeres asesinadas en Ciudad Juárez

Mujeres asesinadas en Ciudad Juárez

 

      Para la activista mejicana, la hoja de ruta trazada por su gobierno para hacer frente a esta lacra es el ejemplo de lo que nunca se debe de hacer. El ejecutivo ha enviado 8.000 militares armados a la zona fronteriza. El objetivo, poner fin al crimen organizado que se debate entre el cartel de Juarez y el de Sinaloa con el tráfico de drogas de telón de fondo. Pero el efecto ha sido el contrario, alerta, ahora se ha sumado un nuevo actor a los feminicidios. “Ya teníamos al marido, al ex esposo, a la pareja, al pretendiente, a los narcotraficantes, a los pandilleros y ahora tenemos también a los militares”. Su tarea diaria es su vocación. Un camino elegido desde hace años porque nunca quiso hacer otra cosa en la vida, confiesa Karla Michel. “Como dice una amiga mía guatemalteca, María Eugenia Solís, no podemos quejarnos. No estamos llamadas a cambiar la historia de la humanidad. Hagamos lo que podamos y pongamos ese granito de arena en esa pequeña parte de la historia que nos ha tocado vivir”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s